Youcat
La palabra de Dios en YOUCAT PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Administrator   
Miércoles 26 de Junio de 2013 11:31

 La lectio divina

Uno de los más grandes regalos que Dios jamás le ha dado a la humanidad es Su Palabra escrita. Su Palabra tiene numerosas bendiciones para nosotros. Por favor considere las siguientes descripciones dadas por el Espíritu Santo para ilustrar varios de los beneficios de este regalo que no tiene precio. Es la semilla (Marcos 4:4 compare con 4:14) a través de la cual uno nace de nuevo (1 Pedro 1:23). Así como la semilla tiene el potencial de la vida vegetal, la Palabra de Dios tiene el potencial para impartir vida eterna. Esta es la razón por la cual la Palabra de Dios también se conoce como la Palabra de Vida (Filipenses 2:16).

 ¡Su palabra no sólo imparte vida, pero también sustenta la vida! Así como la planta viviente es sustentada por el riego periódico y de la comida derivada de la tierra, la Palabra de Dios se compara  con el agua (Efesios 5:26) y la comida (Mateo 4:4). Más específicamente, es tanto leche como comida sólida (Hebreos 5:12-14). De hecho, así como los bebés esean la leche, nosotros debemos desear la leche pura espiritual, para que podamos crecer en nuestra salvación (1 Pedro 2:2). Esta palabra traducida como desear en el Griego significa: desear con gran seriedad; anhelar; ansiar ó desea intensamente. ¡Debemos de continuar con un apetito por la Palabra de Dios para asegurar crecimiento espiritual, el cual es ordenado (1 Pedro 2:2)! 

 
Dios y su existencia Imprimir
Martes 25 de Junio de 2013 09:07

Quien descubre verdaderamente como Dios le ama, no puede tener otra reacción que “devolverle” ese amor. Aquel Dios que nos sacó de Egipto, de la esclavitud, debemos tenerlo en lo más alto en dos sentidos: por agradecimiento y porque el cansancio del camino nos hará dudar. Repetirlo cada día, hacer presente ese Amor, es necesario para nosotros. Y ha de notarse tanto que contagiemos a los demás. En ese Amor no caben pues, otros dioses, ni poner nuestra referencia en otras cosas. “Buscad primero el Reino de Dios y lo demás se os dará por añadidura” (Mt 6,33). Así pues, quedan descartados, la superstición, las magias, adivinaciones, tarots, ocultismo, buscar la verdad interior… La Verdad nos viene revelada de lo alto.

 


 

Desde esta posición, está claro que el ateísmo es contario a este mandamiento, pero hay que sopesar, si aquel que se declara ateo, ha conocido a Dios y se ha separado de Él o si no ha llegado a sentir la compasión y misericordia que viene de Dios. Recordemos que la Fe es un don de Dios a la vez que una respuesta del hombre y que en la respuesta afirmativa del prójimo nosotros tenemos algo que decir y que proponer, nunca imponer.

 

Leer más...